Descubriendo a la pequeña Dorrit

Debo decir que soy una fanática de las miniseries de época de la BBC pues, además de entretenerme con historias maravillosas, me inspiran muchísimo en mi labor de escritora.

En esta oportunidad les quería comentar que recién terminé de ver la adaptación de Little Dorrit, una de las obras menos populares de Charles Dickens (ahora mismo me pregunto por qué), que el director Andrew Davies ha logrado llevar a la pantalla de forma impecable.

Little Dorrit narra la vida de Amy (Claire Foy), la hija menor de William Dorrit, confinado a una cárcel de deudores de Londres desde hace más de veinticinco años.

Toda la existencia de Amy ha transcurrido dentro de las cercas de la prisión de Marshelsea, donde son depositados todos aquellos hombres incapaces de cumplir con sus obligaciones pecuniarias. A sus 21 años, la noble chica cuida de su padre mientras sus indolentes e irresponsables hermanos mayores se ocupan de sus propios asuntos. Al mismo tiempo, Amy trabaja como costurera y dama de compañía de la implacable señora Clennam.

El triste destino de los Dorrit está a punto de cambiar gracias a la aparición de Arthur Clennam (Matthew MacFadyen), el hijo de la patrona de Amy. Arthur es un joven refinado y de gran corazón que llega a Londres después de 15 años de autoexilio, a fin de hacer cumplir la última voluntad de su padre… aunque ésta no está del todo clara. Una frase: “Arréglalo, Arthur…”, pronunciada en el lecho de muerte del señor Clennan y un críptico mensaje para su madre: “No olvides”, es todo lo que tiene.

Arthur sospecha que aquel mensaje está relacionado con la pequeña Dorrit, la joven acompañante de la señora Clennam, a quien, a diferencia del resto de las personas, la anciana dispensa un trato amable y considerado. Amy y su padre convicto pueden ser la clave de todo.

Devoré la miniserie con mucha emoción, ya que siento mucha afinidad con el Londres decimonónico, sus estrechas y ruidosas calles comerciales como Bleeding Heart Yard y la magnífica Venecia, donde se desarrolla buena parte de la trama.

Además de ello, me reí y lloré a cántaros con los pintorescos personajes que conforman la historia. Confieso que a veces me sentí confundida con algunos de ellos; es difícil determinar sus intenciones en un principio, pero luego todo va cobrando sentido. Todos y cada uno de ellos serán inolvidables para mí.

En resumen, Little Dorrit es una historia atractiva y fluida que retrata la miseria de las prisiones para deudores, la tan nombrada doble moral victoriana y la indolencia de la sociedad para con las clases inferiores; un material obligatorio para comprender la sociedad británica del siglo antepasado, pero también vale la pena añadir que es una historia de amor preciosa.

Si tienen la oportunidad de verla, no se la pierdan. Linda adaptación.

Yo sigo con The Way we Live now, otra produción de la BBC.

Anuncios

3 pensamientos en “Descubriendo a la pequeña Dorrit

  1. Suena interesante, no la conocía… voy a ver si la pillo XXXDDDD espero esas peliculas te inspiren muchasssss historias XD suerte.

  2. Monica arias dice:

    Si yo la tengo en un pendray es hermosa llore a mares con esta miniserie de 48 capítulos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s